Un muerto en el Everest, otro desaparecido en el Lhotse

«], «filtro»: { «nextExceptions»: «img, blockquote, div», «nextContainsExceptions»: «img, blockquote»} }»>

Obtenga acceso completo a Avntura, nuestro centro de educación en línea que ofrece cursos detallados de acondicionamiento físico, nutrición y aventuras y más de 2000 videos instructivos cuando se registra en Avntura >»,»name»:»in-content-cta»,» type»:»link»}}»>Regístrate hoy en Avntura.

Este artículo apareció por primera vez en Outsideonline

ha habido otra fatalidad en el pico más alto del mundo.

El domingo, las autoridades nepalíes confirmaron la muerte del escalador ruso Pavel Kostrikin, de 55 años, en las laderas del monte Everest. Según múltiples informes, Kostrikin colapsó y murió de mal de altura el sábado por la noche en el Campamento I, que se encuentra a 17,585 pies.

Había estado completando un ascenso de aclimatación en la montaña en preparación para un ascenso a la cima más adelante en la temporada cuando comenzó a sentirse enfermo. Bhishma Kumar Bhattari, funcionario del departamento de turismo de Nepal, dijo a Reuters que Kostrikin se enfermó por primera vez en el Campamento II, que se encuentra a 21.000 pies, y que tuvieron que ayudarlo a llegar al campamento inferior, donde murió.

El domingo, un helicóptero llevó el cuerpo de Kostrikin a Katmandú. Según el periodista Alan Arnette, Kostrikin intentó escalar el Everest en 2013 y 2016, pero en ambas ocasiones dio marcha atrás por agotamiento.

Kostrikin es la segunda víctima mortal en la montaña este año; El 15 de abril, la guía nepalí Ngimi Tenji Sherpa colapsó y murió mientras transportaba suministros a través de la cascada de hielo de Khumbu.

Kostrikin formaba parte de un equipo dirigido por la empresa de expedición 7 Summits Club, operada por el escalador ruso Alex Abramov. Abramov aún no ha comentado sobre la muerte, pero escribió en Instagram que la expedición había ascendido recientemente a 23,000 pies en su última caminata de aclimatación y se dirigía a una elevación más baja para descansar antes de llegar a la cima.

La muerte fue la primera de dos tragedias en el Himalaya durante el fin de semana. El domingo por la tarde, el guía de escalada nepalí Khudam Bir Tamang, de 33 años, fue arrastrado por una avalancha en el Lhotse de 27,940 pies, que se encuentra junto al Monte Everest. El escalador había terminado de colocar las cuerdas en la cima y estaba descendiendo al campamento base cuando fue enterrado por el tobogán justo por debajo de los 20,000 pies. Su compañero de escalada, Pasang Rinzee Sherpa, escapó de la avalancha pero luego fue evacuado a Katmandú, dijeron las fuentes. Fuera.

Según el Himalayan Times, los equipos realizaron una búsqueda aérea de la avalancha el lunes, pero no pudieron localizar a Tamang entre los escombros. Formó parte de una expedición dirigida por el coreano Sung-Taek Hong para ascender la empinada cara sur del Lhotse. Este es el séptimo intento de Hong de escalar la ruta, considerada por algunos como una de las más difíciles del mundo.

Publicaciones Similares